Para los analistas se trata del mejor ejemplo de una buena gestión empresarial no sólo en España. Y es que el crecimiento de las firmas de Amancio Ortega, especialmente el gigante textil Inditex, no tiene comparación, y como consecuencia de ello la fortuna del cuarto hombre más adinerado del mundo alcanza los 62,000 millones de euros. Además de este negocio, el empresario es propietario de cerca de 5,000 millones de activos de la firma inmobiliaria Pontegadea, con lo cual se ha convertido en el 'rey del ladrillo'.

Este éxito puede reflejarse en el hecho de que durante los 100 primeros días del año su patrimonio ha aumentado en 17,246 millones de euros. Y es que desde el 1 de enero las acciones de Inditex han crecido 30.27%, incluso terminó la semana pasada con 30.88 euros por acción, su récord histórico. Ello le ha permitido incrementar su capitalización a 96,242 millones de euros.


LLUVIA DE MILLONES

Ortega posee el 59.2% en la textil, y sus acciones le reportan 56,975 millones de euros, casi 16 mil millones más que en diciembre pasado. Junto a ellos, los activos de sus negocios inmobiliarios –Pontegadea y un edificio en la Gran Vía de Madrid– le añaden 4,519 millones y 400 millones de euros, respectivamente.

Precisamente con Pontegadea, la semana pasada adquirió por 551.53 millones de euros un edificio de Londres ubicado en Oxford Street y cuyo principal inquilino es Primark, competidor directo de Zara, de propiedad del gallego. 

De hecho, su fortuna aumentará en los próximos meses, porque más allá de lo que pueda hacer Inditex en la Bolsa de Valores de Madrid, Ortega ingresará este año 961 millones de euros en concepto de dividendos de la compañía, frente a los 894.4 millones de euros que percibió por el mismo concepto en el ejercicio 2014.

Pareciera que haber descendido un puesto en la lista de millonarios de la revista Forbes no le quita el sueño. 


(Foto: GTRES)